Arquitectura barroca en Italia

 

11. El arte barroco

1
 
Italia
 
Francia
 
España
1
Santiago de Compostela
 

La arquitectura barroca en Italia está promovida por la corte papal.

Roma se convierte en centro de la Cristiandad católica.

En la ciudad de Roma se renueva el trazado urbano y se crean nuevos espacios para:

  • transmitir el poder de la Iglesia Católica y del Papa.
  • despertar sentimientos de admiración y de sorpresa en los fieles.

Los arquitectos que mejor supieron entender e interpretar las necesidades de la Contrarreforma con su arquitectura fueron:

Maderno

Bernini

Borromini

 

Nuevo urbanismo: Ciudad de Roma

 

 

 

Esquema del urbanismo barroco de la ciudad de Roma

Lo promueve el Papa Sixto V.

Calles regulares, ejes que unen los principales puntos de la ciudad y dan acceso a las basílicas, principales centros de peregrinación.

Plazas que estructuran el espacio urbano y que se unen mediante estas vías y calles.

Al fondo de la plaza la fachada de una iglesia y en el centro un obelisco o una fuente.

1
 
 
Plaza Navona
 
Plaza del Pópolo
 

Maderno

 

Interviene en la basílica de San Pedro.

Convierte el espacio de la basílica en planta de cruz latina.

Realiza la fachada de S. Pedro del Vaticano(16o7 - 1612).

En la fachada:

  • Adelanta el cuerpo central.
  • Emplea columnas y pilastras de orden gigante.
  • Remata el ático con una balaustrada y estatuas.
  • Proyecta dos torres que enmarcarían la cúpula y que no llegó a construir.
Maderno consigue aunar el San Pedro renacentista y el San Pedro barroco, así como proyectar la basílica a la ciudad, pero:
  • Las torres sin concluir y el alargamiento del eje principal desquilibraron el conjunto:
    • relega a segundo plano la cúpula.
    • horizontalidad excesiva de la fachada.
 
 
 
 
 

Bernini

El artista que mejor reflejó en su obra el espíritu de la Contrarreforma y el poder del papado.

 
 
 

 

Columnata de la plaza de San Pedro del Vaticano

Bernini

S.XVII (1656 - 1657)

Barroco

Ciudad del Vaticano en Roma (Italia)

 

 

Centro de peregrinación católica .

La plaza de San Pedro se compone en realidad de dos plazas tangentes, una de forma trapezoidal organizada mediante terrazas y otra elíptica.

La plaza trapezoidal se cierra hacia nuestro frente reduciendo ópticamente la fachada de Maderno y logrando que los espectadores situados en la plaza elíptica perciban la concepción original de la cúpula de Miguel Ángel.

La de planta elíptica está formada por dos brazos ovalados que constan de cuatro filas de columnas gigantes de orden toscano. Entablamento jónico. La columnata se remata con una balaustrada y estatuas de santos y mártires.

En el eje mayor de la elipse dos fuentes y un obelisco.

Una vía urbana conecta la plaza con la ciudad.

 

La columnata de San Pedro es funcional, simbólica y un escenario perfecto al servicio de la Contrarreforma.

Bernini logra mediante recursos ópticos resaltar la cúpula de Miguel Ángel, símbolo de la cristiandad y de Roma.

Consigue un escenario teatral donde el Papa realiza sus apariciones públicas, canoniza santos y da la bendición urbi et orbi. Espacio para provocar emociones.

La columnata simboliza los brazos de la iglesia abiertos al peregrino.

 
 

Otras obras de Bernini en San Pedro del Vaticano

 

Con su actuación en el interior de la basílica combina el espacio renacentista de Miguel Ángel con elementos barrocos como:

El Baldaquino de San Pedro

La Cátedra de San Pedro

 
 

Baldaquino de San Pedro del Vaticano.

Encargo del Papa Urbano VIII

Bernini

S. XVII (1675 - 1706)

Barroco

Basílica de San Pedro del Vaticano. Roma. (Italia)

El conjunto realizado en bronce, tiene 29 metros de altura.
Bernini, construyó el Baldaquino de San Pedro (1624), sobre la tumba del apóstol y debajo de la cúpula de Miguel Ángel.
Cuatro columnas salomónicas con capitel de orden compuesto sostienen un entablamento ondulado, coronado por un dosel, decorado con figuras de ángeles y niños, sobre el que se  alzan cuatro volutas que convergen en el globo terráqueo que sostiene una cruz. Las columnas se apoyan en un podio de mármol blanco
El Baldaquino realza la cúpula de Miguel Ángel y atrae la mirada de los fieles hacia ella.

 
 

Da importancia al lugar más importante de la cristiandad: la tumba de Pedro, fundador de la Iglesia y debajo de la cúpula de Miguel Ángel símbolo de la cristiandad.
Por los materiales y los recursos decorativos, contribuye a transformar un espacio renacentista en uno barroco.

 
 

Cátedra de San Pedro

Situada en el ábside.

La concibe como un transparente.

 
 

Otras obras de Bernini en Roma

 

San Andrés del Quirinal (planta, fachada e interior)

Bernini

Barroco. S. XVII

Roma

Planta elíptica, con el eje mayor paralelo a la puerta.

En la fachada un pórtico con un entablamento curvo y volutas que sostienen el escudo de la familia papal. La fachada se llena de movimiento mediante líneas cóncavas y convexas. Pilastras gigantes. La fachada se remata con frontón.

En el interior, la riqueza de los materiales, la decoración exagerada, el movimiento de los elementos constructivos, y los efectos de la luz reflejan la teatralidad barroca.

El movimiento de la fachada lllama la atención del ciudadano y del peregrino.

 
 
 
 
 

Borromini

Con un temperamento más apasionado e inquieto que Bernini, va a dotar a sus obras de un dinamismo inaudito, subordinado a una audaz fantasía y a su dominio técnico, que crea conjuntos de grandiosos efectos lumínicos y espaciales. Sus obras son iglesias de pequeño tamaño, de materiales modestos, pero de extraordinario expresionismo. Su fantasía creativa e innovadora le lleva a crear elementos nuevos como capiteles con las volutas al revés, a ondular con continuas curvas y contracurvas, con elementos cóncavos y convexos las fachadas y los interiores. Transgrede totalmente el clasicismo, creando nuevas proporciones y motivos ornamentales.

 
 

Su obra más importante

San Carlos de las Cuatro Fuentes

Borromini

Barroco. S. XVII

Roma

Materiales: ladrillo y estuco

 
 

 

Planta de San Carlos de las Cuatro Fuentes

Planta elíptica.

Capillas radiales.

Curva el muro con elementos cóncavos y convexos.

Ocupa una pequeña superficie.De ahí el nombre de San Carlino con el que

también se la conoce.

En las cuatro esquinas proyectó cuatro fuentes.

 
 

 

Fachada de San Carlos de las Cuatro Fuentes

La fachada muy dinámica con ondulaciones, dividida en dos cuerpos con columnas y profundas hornacinas con estatuas, rematada en la parte superior con una balaustrada y un gran medallón oval, provocando fuertes efectos lumínicos.

Emplea el orden colosal o gigante.

Se presenta como una unidad independiente del interior del edificio con el que no guarda ninguna relación.

 

 
 

En su interior presenta un orden jónico de grandes columnas agrupadas de cuatro en cuatro con nichos y molduras continuas en los muros, que parecen reducir más el espacio y obligar al muro a flexionarse, y aparecer deformada la cúpula oval que corona este espacio interno.

Introduce, pues, la planta flexible y utiliza formas cóncavas y convexas que se articulan en un muro ondulante, lo que da como resultado un espacio interior dinámico.

 

Esta cúpula muestra una decoración que quiere simular un artesonado clásico con motivos octogonales, hexagonales y en forma de cruz, que van disminuyendo a medida que confluyen en la linterna.

 

 

Se encuentra en una calle estrecha y en una esquina con lo que pasaría inadvertida. Por ello Borromini pretende llamar la atención del ciudadano y del peregrino y resaltar la presencia de la Iglesia Católica en la ciudad.

 
Volver a : Arquitectura barroca
Subir